Cosas a tener en cuenta al invertir en un fondo (II): el Ratio de Sharpe

El Ratio de Sharpe, usado sobre todo para evaluar fondos de inversión, se obtiene dividiendo la rentabilidad entre la volatilidad. En realidad, siendo estrictos, a la rentabilidad del fondo habría que restarle la que podría obtenerse sin riesgo, esto es, la de la deuda pública a corto plazo. Como ahora en Europa estas rentabilidades están  próximas a cero, podemos simplificar el análisis y obtener el ratio dividiendo simplemente rentabilidad entre volatilidad.

Supongamos los dos fondos de este recuadro:

  Rentabilidad 1 año Volatilidad 1 año Ratio Sharpe
Fondo A 15% 30% 0,5
Fondo B 10% 5% 2

Vemos que el fondo A ha sido más rentable, por lo que si sólo mirásemos la rentabilidad pensaríamos que ha tenido mejor comportamiento que el B. Sin embargo, el fondo B ha sido mucho menos volátil, por lo que su ratio de Sharpe es cuatro veces mayor que el del fondo A.

El fondo A sólo sería adecuado para un inversor con un perfil de riesgo muy alto, ya que con una volatilidad del 30% cuando ese fondo tenga un mal año seguramente perderá mucho dinero.

La calidad de un fondo hay que medirla no sólo por su rentabilidad, sino por el nivel de riesgo que sus gestores han asumido para obtenerla. El ratio de Sharpe mide exactamente esto, y cuanto mayor sea, mejor será el fondo en ese sentido ya que habrá conseguido una mayor rentabilidad con menos riesgo.

Nuestro objetivo con los fondos de Anattea es conseguir estar a largo plazo en torno a un ratio de Sharpe de 1, y de momento en 2019 nuestros dos fondos de referencia, el Kunié y el Kutema, lo están consiguiendo.  Es difícil encontrar fondos que superen regularmente este nivel, la mayoría suelen estar alrededor del 0,5.

En mi opinión, el ratio de Sharpe es el mejor indicador para hacernos una idea, de un solo vistazo, de la calidad de un fondo de inversión. Sin embargo, aunque cada vez es más seguido, todavía no es todo lo popular que debería, y casi todos los medios siguen poniendo el ranking de rentabilidad como principal reclamo. Lo lógico sería que este dato fuera lo primero que viésemos al estudiar un fondo, pero la mayoría de las veces es incluso difícil de encontrar.

Esperemos que poco a poco esto vaya cambiando. En Anattea estamos haciendo un esfuerzo para que el uso de este ratio siga popularizándose, por el bien de los inversores y de su derecho a estar correctamente informados.