Formación financiera
¿Cuándo subirán los tipos en Europa? Alternativa para los que tengan depósitos

Hace ya más de cinco años que en Europa es imposible batir a la inflación sin riesgo, la política del Banco Central Europeo de tipos cero ha hecho que los depósitos hoy en día no den prácticamente nada. Incluso los inversores que acepten un nivel de riesgo algo mayor lo tienen complicado: sólo los bonos de Italia y Grecia, con problemas políticos y económicos bastante serios, ofrecen rentabilidades por encima de la inflación. En cuanto a bonos corporativos, para conseguir batir a la inflación hay que irse a empresas de baja calidad crediticia y por tanto mayor riesgo.



Aquí podemos ver ecb deposit facility rate negativo desde 2014

Ante esta baja rentabilidad de los activos de bajo riesgo, sería lógico pensar que los inversores han buscado otras alternativas, traspasando sus ahorros a la bolsa, por ejemplo. Sin embargo, el volumen en depósitos y bonos de alta calidad crediticia en la eurozona está creciendo por encima del PIB.

PIB Eurozona desde 1999

Esto es sorprendente, porque ese dinero está perdiendo valor en términos reales, ya que su rentabilidad está bastante por debajo de la inflación. Parece que la aversión al riesgo de los inversores europeos es tan grande que no les importa ver cómo sus ahorros se van reduciendo año tras año.

Además, la subida de tipos de interés en Europa que el año pasado se preveía para este 2019, y que a principios de este año se suponía que llegaría a mediados de 2020, ahora parece bastante lejana. Más aún tras la reunión del BCE de junio y las declaraciones de Draghi dos semanas después, reconociendo que la inflación está demasiado baja y que podrían ser necesarios nuevos estímulos para la economía.

Recordemos que la principal misión del BCE es controlar la inflación en la eurozona, manteniéndola en el entorno del 2%, y a ser posible ligeramente por debajo. Probablemente sólo subirá tipos cuando la inflación esté amenazando con superar ese nivel, lo que parece cada vez más complicado.

El motivo es que en la eurozona no se está cumpliendo algo que en economía siempre se ha dado por hecho, y es que ante una expansión económica como la que hemos vivido los últimos años y la consecuente disminución del paro, la inflación debería subir.

Curva rendimiento bonos Europa

Al caer el paro, lo normal es que suban los salarios, y que el mayor poder adquisitivo de los consumidores haga aumentar los precios. Sin embargo, en la eurozona la disminución del paro no está haciendo subir los salarios, por lo que el crecimiento económico no ha hecho subir el consumo y la inflación como cabría esperar.

Este estancamiento de la inflación con una economía en crecimiento, que además parece estructural, aleja la posibilidad de una subida de tipos en los próximos años. De hecho, en la última reunión de junio algunos miembros del BCE plantearon la posibilidad de una bajada, lo que dejaría los tipos de interés en negativo. Uno de los objetivos de hacerlo sería conseguir que parte del dinero colocado en depósitos en la eurozona, equivalente a casi 10 veces el PIB español, se traslade a consumo o a inversiones que estimulen más a la economía. Esto podría ser necesario ahora que el crecimiento da síntomas de empezar a estancarse.

Por otro lado, es preocupante que la situación en la eurozona cada vez recuerda más a la de Japón, en donde llevan en una situación de escasa inflación y tipos bajos desde los años 80. Si esto se confirma, tardaríamos décadas en ver subir los tipos de interés en Europa.

Curva rendimientos en Italia

Como conclusión: los próximos años va a ser difícil que los depósitos vuelvan a los niveles del 4 o 5% que vimos hace ya más de 10 años. Por el contrario, lo más probable es que su rentabilidad siga bajando, pudiendo ponerse incluso en negativo, con lo que habría que pagar por tener esos depósitos.

Ante este panorama, los inversores con aversión al riesgo tienen pocas alternativas. Para aquellos que tengan su dinero en activos seguros y de baja rentabilidad y prefieran no arriesgarse a invertir en bolsa, recomiendo que investiguen los fondos de retorno absoluto. Este tipo de fondos, cuando están bien diseñados, tienen una volatilidad mucho menor que la renta variable, con lo que el inversor se ahorra los típicos sustos asociados a la bolsa.

Sin embargo, un fondo de retorno absoluto, al contrario que un depósito, sí tiene muchas posibilidades de batir a la inflación, por lo que constituye una herramienta muy útil para un inversor que quiera rentabilizar sus ahorros con un riesgo controlado.

Fondo
Anattea Kunie Quant vrs Sp 500