Formación financiera
Trading y Gestión por cuenta propia: Mitos y realidades.

¿Cuánto se puede ganar haciendo Trading?

Ésta suele ser la primera pregunta que se hacen los que vienen desde actividades fuera de la industria y quieren empezar a formarse en Mercados Financieros. Es lógico: si vas a invertir tiempo y dinero en formarte, hay que tener en cuenta lo que podrías ganar después. El problema es que normalmente la respuesta que encuentran a esta pregunta es demasiado optimista, ya que la suelen dar los propios encargados de su formación.

Mucha gente me ha planteado la posibilidad de dejar su trabajo para dedicarse la gestión por cuenta propia haciendo Trading. Cuando les digo que su rentabilidad objetivo es ese 10-20% se lo suelen pensar dos veces

La gestión es una actividad muy compleja y que se presta mucho a la ludopatía. El subidón de adrenalina que da una operación ganadora es similar al de ganar la lotería, las tragaperras o las apuestas, con el peligro añadido de que se puede perder dinero de forma mucho más rápida. Por eso es todavía más importante ser realista y no vender humo al hablar de cuánto se puede ganar. Y, por supuesto, expresar claramente que el beneficio posible va ligado siempre proporcionalmente al riesgo que asumamos y que esta proporción es siempre asimétrica.

“Los que nos enfrentamos a la formación en este sentido,  deberíamos ser honestos, y dejar claro a los alumnos cuáles son sus posibilidades reales de poder dedicarse profesionalmente a gestionar, o por lo menos ganar dinero con ello haciendo trading. Pero claro, si te interesa que un alumno pague una pasta por tu curso, es muy tentador decirle que con un capital de 30.000 euros va a poder ganarse la vida, y decir barbaridades de este estilo es desgraciadamente lo habitual.”

Es decir, nadie niega que sea  posible ganar mucho dinero – y más aún si utilizamos apalancamiento -. El problema es que el nivel de riesgo que se asume cuando se intenta ganar esas rentabilidades hace muy probable perderlo todo tarde o temprano. Se puede ganar un 50 o un 100% un año, pero mantener rentabilidades de esa magnitud a lo largo de varios años es altamente improbable, por no decir, estadísticamente imposible. Cuando hablamos de resultados consistentes de una operativa deberíamos tener en cuenta, por lo menos,  la rentabilidad media durante un periodo mínimo de 10 años, y contemplar los periodos de pérdidas, tanto en duración como en cantidad.

Si asumimos un nivel de riesgo razonable, la rentabilidad potencial que nos queda es mucho más discreta, y ni de lejos nos permitiría vivir de un capital de menos de 100.000€. Y eso, teniendo resultados excepcionales sostenidos año tras año – lo cual también es muy complicado – y teniendo una situación financiera personal que nos permita no depender de nuestros resultados en ese sentido.

Concretando en números lo que podría ser un objetivo de rentabilidad realista (siempre hablando de periodos de más de 10 años) tendríamos que:

  • Rentabilidades medias de más del 30% anual se pueden considerar imposibles, por lo menos para un gestor particular. De hecho, también para institucionales, exceptuando quizá el mítico Medallion Fund de Jim Simons.
  • Rentabilidades medias anuales por encima del 20% se pueden considerar posible pero excepcionales, pero también entran en el ámbito de la utopía.
  • Rentabilidades medias anuales entre el 10 y el 20% son cifras muy positivas y a las que se debe de aspirar si se consigue tener una buena operativa de gestión activa. Durante los años que estuve gestionando por cuenta propia mi rentabilidad media estuvo en esa franja, y ése es el objetivo que le pongo a mis alumnos. Conozco unas cuantas personas que lo han conseguido también y, con el tiempo, se han incorporado a gestoras como ANATTEA, aunque ahí hay que tener en cuenta más factores.

Mucha gente me ha planteado la posibilidad de dejar su trabajo para dedicarse a la gestión por cuenta propia (“hacer trading“). Cuando les digo que su rentabilidad objetivo es ese 10-20%, miran su bolsillo y se lo suelen pensar dos veces. Si con una cuenta de 100.000€ lo que se puede ganar son entre 10 y 20.000 euros de media al año. Hay que considerar, entonces, si con ese capital de ingresos les merece la pena dejar un trabajo.

Además, otro de los factores que debería tener en cuenta el que se plantea dedicarse algún día a gestionar, es que esa posibilidad de ganar entre el 10 y el 20% anual es algo que sólo consiguen unos pocos de los que lo intentan. Por mi experiencia con alumnos (aunque no es una muestra muy grande y el que más tiempo lleva operando no llega a 5 años), y siendo bastante optimista, me atrevo a decir que lo conseguirán como mucho una de cada tres personas que se interesan de forma seria. Con esto me refiero a que dediquen tiempo (no necesariamente dinero, hay mucha información gratuita online) a formarse  y a investigar los mercados antes de lanzarse a operar. Por supuesto,  entre los que se acercan como si esto fuera un casino el porcentaje será muchísimo menor.

También hay que considerar que esos ingresos potenciales no van a ser regulares: todo gestor, por bueno que sea, tiene años en los que pierde dinero. Es muy duro mentalmente estar un año trabajando para perder dinero. Hay que estar preparado para ello y pensar que lo que realmente importa es la rentabilidad media anual.

Como conclusión: la gestión es un mundo apasionante, creo que vale la pena acercarse a él, formarse e incluso contemplarlo como posibilidad profesional. Sin embargo, antes de hacerlo hay que meditar seriamente si vale la pena. Alguien con unos ahorros por encima de esos 100.000 euros, o alguien que, sin disponer de ese capital, quiera generar un histórico para, con el tiempo, gestionar capital de terceros, son buenos candidatos para intentarlo. Alguien que disponga de una cantidad inferior y pretenda vivir de ese dinero está destinado al fracaso, por mucho que puedan decirle que es posible.

Sobre estos principios se montó el equipo de Gestión en ANATTEA. Gente experimentada que ya sabía los sinsabores y las alegrías que pueden darte los mercados desde el punto de vista de la gestión activa y el trading se constituyeron en equipo para trabajar en una entidad gestora profesional y debidamente inscrita y autorizada por la CNMV donde, bajo un entorno regulatorio y laboral adecuado, pudieran desarrollar esta actividad de cara a terceros proporcionándoles la protección necesaria, una correcta diversificación. Los productos resultantes del trabajo en equipo generen entonces gran valor a la cartera de un inversor, ultilizando gestión modelos algorítmicos basados en la diversificación de estrategias para, por ejemplo, diseñar fondos descorrelacionados con el mercado que protegen la inversión en momentos adversos.

Ninguno de los gestores de ANATTEA habría llegado a trabajar una gestora si no hubiera emprendido en algún momento el camino del aprendizaje y no hubiera gestionado su propio capital y presentado un trackrecord largo y sostenible. Pero la Gestión de un fondo de inversión algorítmico supone un reto más allá del puro trading sistemático sobre una cuenta y eso es algo que sólo se podía comprobar en vivo y en directo. En algún momento alguien tenía que dar el paso.

Si te interesa este mundo, de verdad, deberías acercarte a conocernos.